¿Qué es un rack?

rack características funciones

¿Qué es un rack?

 

Un rack es un armario con unas guías troqueladas a cada lado que permiten atornillar diferentes equipos en ellas, ubicándolos unos sobre otros. Las medidas de las guías están estandarizadas por la norma EIA-310 de forma que cualquier equipo o complemento que siga la norma, se pueda instalar en el bastidor. Normalmente los troqueles son cuadrados para facilitar la instalación en ellos de unas tuercas cuadradas montadas sobre pinzas que facilitarán el atornillado posterior de los equipos, aunque también existen modelos con troqueles circulares.

 

¿Qué tamaño tiene los racks?

Hay varios modelos en lo que a la anchura se refiere, siendo los de 19” (465,1 mm) los más comunes, aunque también se utilizan de 23” (566,7 mm) y 24” (592,1 mm). Estas medidas hacen referencia al ancho del panel frontal de los equipos que se pueden instalar, ya que el resto del ancho del equipo deberá ser inferior (450,85 mm como máximo en el caso de los de 19”) para que pase entre las dos guías laterales.

Este panel frontal debe tener unos troqueles que coincidan con los de las guías, de tal forma que se pueda introducir por ellos un tornillo para fijarlos a las tuercas previamente montadas en la guía. La parte del frontal que va troquelada y que sobresale del equipo se conoce como orejas. El ancho exterior será superior a 19, 23 o 24 pulgadas en cada caso y su medida exacta dependerá de cada fabricante.

Otra característica de los racks es la cantidad de equipos que se pueden instalar, o lo que es lo mismo, las unidades que tiene. Esto tiene que ver con la altura del rack. Una unidad de rack equivale a 1,75” (44,45mm) de altura y se corresponde con tres troqueles de la guía.

Los fabricantes de equipos o productos que tengan que ir instalados en racks (enrracados) diseñan sus equipos en base a las unidades de rack que ocuparán, así el frontal de un equipo que ocupe una “unidad” en un rack de 19” tendrá unas medidas de 465,1 mm de ancho y 44,45 mm de alto. En el mercado podemos encontrar racks de diferente capacidad (y por tanto altura) siendo los más comunes los de 2U, 6U, 9U, 15U, 32U y 42U.

Lo que no contempla la norma y, por tanto, no está estandarizado, es la profundidad, pudiendo cada fabricante, tanto de racks como de equipos, darle la profundidad que considere. Aunque existe una tendencia a que sean de 600, 800 o 1010 mm. Esto es un factor a tener en cuenta ya que puede darse el caso de que el equipo que tengamos que montar sea más profundo que el propio rack y por tanto no se pueda instalar. Para evitar la tensión de flexión que se produce entre el panel frontal y las guías en los equipos más profundos, existen racks con 4 guías (2 delanteras y 2 traseras) para una mejor sujeción.

 

¿Qué acabado tienen los racks?

La mayoría de los equipos que instalemos en un rack van a necesitar la entrada o salida de cables, al menos para su alimentación eléctrica, por este motivo debe venir preparado con entradas superiores e inferiores que permitan el paso de cableado y que se puedan abrir o cerrar según las necesidades.

Otra característica es su capacidad para evacuar el calor que los equipos electrónicos instalados generan en su interior. Dependiendo de las necesidades, la ventilación puede ser por convección natural, o ventilación forzada instalando unos ventiladores en la parte superior y que, mediante termostato, mantienen una temperatura constante de los equipos. En cualquiera de los dos casos el rack debe de estar provisto de las correspondientes rejillas de entrada y salida de aire.

En el mercado podemos encontrar racks murales, que van atornillados a la pared a una cierta altura o racks de suelo. Estos últimos pueden instalarse fijos sobre patas o sobre ruedas, lo que facilita la tarea de montaje o mantenimiento de los equipos instalados al poder separarlo de la pared y acceder a la parte trasera o lateral del rack.

Para este fin los racks pueden tener varias puertas, así como laterales desmontables, permitiendo un acceso cómodo a cualquier parte de su interior. Las puertas las podemos encontrar en diferentes acabados, dependiendo de los equipos que se instalen en su interior, pudiendo ser ciegas, acristaladas o de rejilla. Además, dichas puertas suelen venir provistas de cerradura con llaves para evitar la manipulación de los equipos por personal no autorizado.

 

¿Qué podemos instalar en un rack?

Principalmente los racks están destinados a albergar equipos electrónicos, como servidores informáticos, equipos de audio y video, de telecomunicaciones, equipamiento científico…, que están preparados para ser instalados en racks.

No obstante, existe una gran variedad de accesorios auxiliares que facilitan la incorporación de otros equipos que no estén preparados para enrracar, así podemos encontrar bandejas (fijas o deslizantes), cajones, placas ciegas, módulos de iluminación, bases de enchufes, patch panels, unidades de ventilación, organizadores de cable, rieles…

En definitiva, un rack dará un acabado profesional a tus instalaciones aportando organización, aseo, protección y comodidad para trabajar. En Ampliantena encontrarás una gran variedad de racks, tanto para las instalaciones más simples como para los proyectos más grandes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top