Cómo instalar antenas UHF

antenas uhf

La instalación de la red de distribución de la señal de antena de televisión en una vivienda o bloque de viviendas, debe llevarse a cabo por personal cualificado, y con equipos especiales de medida, que garanticen unos parámetros óptimos de señal en todas sus tomas y arreglo a la normativa ICT2, que regula estas instalaciones.

En este artículo vamos a explicar cuáles son los elementos básicos de una instalación de antenas UHF y su funcionamiento. Pero antes de empezar con la instalación en sí, vamos a hablar de la herramienta que permite monitorizar en cada punto el estado de la instalación, los medidores de campo.

 

Un medidor de campo es una herramienta con la que se pueden realizar múltiples mediciones de los diferentes parámetros de la señal, ya no solo la potencia, sino también C/N, BER, MER, tasa de error, así como ver una representación gráfica de la señal y posibles interferencias en el medidor de espectro, o de su pureza con la constelación. Además, nos permite sintonizar y visualizar los diferentes canales de TDT, Satélite o cable, entre otras opciones. Con el medidor de campo se puede ir comprobando, en cada conexión, que los valores son adecuados y que se corresponden con la ganancia o atenuación que marcan las especificaciones de cada amplificador o elemento pasivo por el que circula la señal.

Son varios los elementos que pueden intervenir en una instalación para poder dotar a una vivienda de señal de TDT, desde la antena hasta el conector, y todos tienen su importancia, ya que el fallo de cualquiera de ellos o su mal uso pueden dejarnos sin servicio. 

La instalación o no de cada uno de ellos dependerá de varios factores: el número de viviendas, puntos de acceso o tomas que necesitemos, la potencia de la señal que nos llegue, o las pérdidas que tengamos en su distribución. Pero si hay dos elementos indispensables en toda instalación para que podamos ver en nuestra tele los canales de la TDT son: las antenas UHF y el cable coaxial.

El primer elemento de nuestra instalación que se va a encontrar la señal TDT, que circula por el aire en forma de ondas electromagnéticas procedentes de los centros emisores o repetidores, van a ser las antenas UHF. Para que esto suceda, nuestra antena tiene que ver a la antena emisora, o al menos no tener ningún obstáculo entre ellas. 

Si alzamos la vista a los tejados y nos fijamos en las antenas que nos rodean tendremos una primera impresión del nivel de señal que nos llega; si las antenas son pequeñas y no se elevan mucho del tejado querrá decir que el nivel de señal en el aire es bueno. Si por el contrario, vemos que las antenas están instaladas en altos mástiles enchufables, mástiles telescópicos o incluso torretas de telecomunicaciones, nos indicará que la recepción de la señal en esa zona es difícil.

Es importante intentar localizar el mejor emplazamiento para la antena y conseguir el mejor nivel de señal posible para “manipular” lo justo dicha señal. Y con esto no nos referimos solamente a la potencia o fuerza con la que llega la señal, que también, sino a lo limpia que llega, ya que si, por ejemplo, por no elevar la antena con un mástil o por querer re-utilizar una antena en mal estado, nos conformamos con una señal más pobre o degradada, confiando en amplificarla después, entonces conseguiremos una señal más potente pero de baja calidad, que favorecerá los cortes de señal o pixelaciones.

Por contra, si ubicamos la antena en el lugar adecuado para que nos llegue una señal limpia y, además, la antena es de última generación, capaz de filtrar o rechazar posibles interferencias como las de la telefonía móvil, no tendremos problemas a la hora de amplificarla o incluso distribuirla directamente por el cable coaxial hasta nuestro televisor.

El cable coaxial será el encargado de conducir la señal procedente de la antena hasta el sintonizador del televisor. Un cable de buena calidad ofrecerá menos atenuación de señal, así como mejor protección contra interferencias. Normalmente la calidad del cable viene determinada por la proporción de cobre que contiene y la composición de las cubiertas. Para instalaciones con una larga tirada de cable entre las antenas UHF y las tomas será necesario recurrir a un cable con una proporción alta de cobre.

Ésta sería la instalación más básica, pero como hemos dicho, dependiendo de las necesidades y parámetros técnicos, habrá que ir intercalando otros elementos entre la antena y el televisor para conseguir que la señal llegue en buenas condiciones a todos los usuarios. También se puede integrar en la red la señal procedente de otras fuentes como la radio, el satélite u operadores de cable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top