INSTALACIÓN ICT PARA VIVIENDA UNIFAMILIAR

Si vives en una vivienda unifamiliar, o estás pensando en mudarte a una es interesante que conozcas cómo va a funcionar tu instalación de telecomunicaciones allí.

 

En España, desde 1999 existe un reglamento que regula las instalaciones de telecomunicaciones que deben realizarse obligatoriamente en viviendas nuevas. El reglamento ICT (Instalación Común de Telecomunicaciones) se creó para unificar el esquema que debía seguir una instalación de telecomunicaciones y evitar las acumulaciones de antenas y otros elementos de recepción en las azoteas y tejados de edificios. En 2011 se actualizó y se incluyeron las medidas necesarias para facilitar el acceso a internet de alta velocidad. 

 

En una instalación básica en un edificio observamos una estructura elemental a la que llegan las señales de telecomunicaciones por dos vías: aérea y subterránea. Las señales que llegan por vía aérea (TV, radio y satélite las captamos mediante antenas de recepción, y por vía subterránea, a través de la red de cableado (telefonía, internet y TV por cable). A la entrada tenemos, por el subterráneo, las arquetas. Éstas serán el primer punto de canalización de cableado, que llegará, posteriormente, a un RITI (Recinto Interior de Telecomunicaciones Inferior). La entrada de señales aéreas se hace a través del RITS (Registro Interior de Telecomunicaciones Superior). Desde el RITI y el RITS se distribuirá la señal a los diferentes registros secundarios, ubicados en cada planta del edificio, y de éstos a los registros de terminación de red (RTR) de cada vivienda. 

 

Ahora bien, aunque este reglamento es de obligatorio cumplimiento en todas las edificaciones desde 1999, existen excepciones. Es el caso de las viviendas unifamiliares aisladas, las cuales suelen presentar un esquema de instalación de telecomunicaciones como el que vemos a continuación:

 

 

 

Como puedes observar en la imagen, existen dos partes fundamentales en una instalación de telecomunicaciones: los elementos que nos permiten tener televisión y satélite, y la instalación para internet. Las señales de satélite y televisión nos llegan a través de antenas, instaladas en la parte más alta de la vivienda. Ambas señales se combinan en un mezclador. Si se necesita amplificar la señal, por ser ésta muy débil, se instalará un amplificador conectado al cable coaxial que llevará la señal hasta el repartidor. Desde el repartidor se distribuirá a las diferentes tomas de salida, a las que se conectan los dispositivos de emisión (televisor, receptor satélite).

 

El pasado domingo 4 de octubre de 2020 entró en vigor la nueva normativa CPR de acuerdo con la Orden ECE/983/2019. El CPR, o Reglamento de Productos de la Construcción, es una legislación europea que establece requisitos básicos de seguridad que deben cumplir todos los productos destinados a formar parte de una construcción. En concreto, se han establecido nuevos parámetros a cumplir en lo referente a la reacción al fuego, es decir, la resistencia o contribución de los materiales que componen el cable a la propagación del fuego y la emisión de sustancias peligrosas en caso de incendio. La nueva normativa establece que los cables destinados a instalaciones ICT tendrán una clasificación mínima Dca-s2, d2, a2.

 

Para la instalación de internet, la señal se recibe a través de fibra óptica, que se conectará directamente a un router en el interior del domicilio. A partir de este punto existen dos opciones dependiendo de las necesidades concretas que tengas en tu instalación:

 

  • Conectaremos el dispositivo o dispositivos que requieran conexión a internet directamente al router, mediante cable UTP (también conocido como Ethernet) o mediante wifi.

 

  • Para viviendas más grandes o de varias alturas, se realiza una instalación de cableado fija en la que se utiliza cable UTP, normalmente de categoría 6, para llevar la señal desde el router a otras estancias de la casa. Se instalarán también tomas de salida a las que podremos conectar los dispositivos.

 

En el caso de la instalación telefónica, es cada vez más habitual que los operadores proporcionen este servicio a través del mismo router de fibra óptica. Normalmente, este router dispone de un puerto al que podrás conectar directamente tu teléfono, o un cable multipar telefónico que dé servicio a la red de teléfono de la vivienda, en el caso de que tengas rosetas telefónicas en otras estancias.

 

Estos son los elementos básicos que necesitarás en tu vivienda unifamiliar aislada para poder disponer de conexión a internet, a televisión o a satélite. En el caso de vivir en una urbanización, aunque se trate de viviendas unifamiliares, sí que se aplicaría la normativa ICT de forma obligatoria, con el fin de unificar y establecer una instalación de telecomunicaciones común a todas las viviendas pertenecientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top